Día Mundial sin tabaco

31 de mayo: Día mundial sin tabaco

El 31 de mayo de cada año se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco, con el objetivo de informar sobre los peligros que supone el consumo de tabaco, las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras, las actividades de la OMS contra la epidemia de tabaquismo, así como acciones que las personas de todo el mundo pueden llevar a cabo por su derecho a la salud.

El consumo de tabaco es la principal pandemia. Las consecuencias negativas para la salud de las personas que tiene el tabaco van desde el cáncer hasta enfermedades respiratorias y cardiovasculares crónicas. El tabaco mata hasta a la mitad de las personas que lo consumen. Cada año, más de 8 millones de personas fallecen por esta causa. De estas, cerca de 1,2 millones son consecuencia de la exposición de no fumadores al humo ajeno, y el resto a fumadores directos. La mitad de los fumadores morirán por una enfermedad causada por el tabaco, perdiendo un promedio de 10 a 15 años de vida.

El tabaco es perjudicial en todas sus modalidades y no existe un nivel seguro de exposición. Se han identificado más de 5000 compuestos en el humo de cigarrillo incluyendo 73 compuestos que son considerados carcinogenicos. Su consumo incrementa el riesgo de cánceres de cabeza, cuello, esófago y cavidad bucal (como cáncer de boca, lengua, labios y encías, faringe), pulmón, via urinaria y genital. Mas de 30% de los diagnósticos de cáncer al día de hoy están vinculados al tabaco, y podrían prevenirse con el cese del tabaquismo.

Proteger el medio ambiente es una causa más para dejar de fumar. En este 2022 la OMS se ha enfocado en los efectos del consumo de tabaco para el medio ambiente, los cuales son enormes y van en aumento, agravando la escasez de recursos y la fragilidad de los ecosistemas de forma innecesaria.

Uruguay ha sido uno de los países pioneros a nivel mundial, en estimular la cesación del consumo de tabaco, logrando un descenso sostenido del mismo.

Desde SOMPU, nos adherimos a las recomendaciones del Programa Nacional de control del Tabaco del Ministerio de Salud Pública y a los programas de la Comisión Honoraria Contra el Cáncer.

Remarcamos que los beneficios de dejar de fumar para la salud son casi inmediatos. A los 20 minutos disminuye la frecuencia cardíaca. A las 12 horas, las concentraciones de monóxido de carbono en la sangre vuelven a la normalidad. Entre la segunda semana y los tres meses, la circulación y la función pulmonar mejoran. A largo plazo disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, pulmonares y cáncer.

Imagen eliminada.