Imagen representativa

8 de mayo

El cáncer de ovario  es el 6º tumor más frecuente en la mujer y se diagnostican más de 200.000 casos por año en el mundo. En nuestro país ocupa el 6º lugar tanto en incidencia como en mortalidad, se diagnostican 224 casos por año y fallecen 148   mujeres al año según los datos del Registro Nacional de Cáncer de la Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer (junio 2021)

Estas cifras tan alarmantes están vinculadas al hecho de que no contamos con métodos eficaces en prevención, ni en tamizaje o detección precoz, y la mayoría de sus síntomas son tan inespecíficos que cuando se llega al diagnóstico, el 75% están en estadios avanzados. 

Por ello es importante ahora que estamos volviendo a la normalidad, después de estos años de pandemia, que consultemos al ginecólogo. El considerará además de examinarnos, que estudios debe solicitar para hacer nuestro control.

Los estudios a solicitar pueden variar de acuerdo a nuestra historia familiar. 

Los canceres hereditarios de ovario, al igual que los de mama, son solo 8-10 % de todos los diagnosticados. El 50 % de los casos de adenocarcinomas (que son los más frecuentes) se diagnostican en mayores de 65 años, pero cuando existe cargado riesgo genético, puede presentarse en mujeres más jóvenes.

Cambiemos el lema “Quedate en casa” por el de “Controlate”, de un diagnóstico precoz depende tu futuro.

¡Ayudanos a bajar estas cifras de mortalidad!

 

Agradecemos el aporte de la Dra. Isabel Alonso - Directora del centro de Lucha contra el cáncer del Hospital Pereira Rossell